Esquiar con niños en Avoriaz

En Francia la temporada de ski es sagrada, cuando llegan las vacaciones escolares de invierno, muchas familias preparan las maletas y equipos, y ponen rumbo a las pistas. Uno de los destinos favoritos son los Alpes, por los kilómetros de pistas, la calidad de la nieve y las estupendas estaciones que tienen.

Nosotros hemos venido este año por primera vez con los niños, y hemos elegido Avoriaz.  Una estación perfecta para los más pequeños, ya que es peatonal. Los coches se dejan en el parking afuera de la estación y el trayecto hasta el alojamiento se hace a pie o en trineos tirados por caballos. Los mismos que se utilizan en la estación a modo de taxi si no queréis ir caminando o esquiando.

Tendríais que haber visto la cara de los niños al ver llegar al trineo que nos llevó hasta nuestro Club de vacaciones. Tengo la impresión que ya no tenemos que ir a Finlandia a conocer la casa de Papá Noël.

En cuanto al alojamiento, hay muchas opciones, pero viajando con niños, la mejor son los Clubs, donde además de Club para niños, las animaciones no paran durante el día. Para esta ocasión hemos elegido el Club Belambra, pero hay otras opciones como los apartamentos Pierre et vacances o inclusos los chalets Vip Chalets a  pie de pista y con servicio de catering.

En el Club de niños los podéis dejar  mañana y/o tarde (comida incluida) y están cuidados por los animadores. Principalmente son actividades de interior, pero cuando el tiempo acompaña, los llevan a la nieve a hacer trineo. Nosotros les dejamos un ratito por las tardes, después de comer, para recargar pilas para el ski de la tarde.  Con respecto a los clubs mirad bien, porque hay algunos que cuidan a niños desde 3 meses, y otros desde 3 años. El de Avoriaz es desde 3 años. Sino existe la opción de la guardería Avrizou que cuidan niños desde 6 meses de edad.

Por la mañana, a las 9:00,los niños van a cursos de ski. Los más famosos son los de la ESF (École du ski français), que están presentes en todas las estaciones. Y tienen todos los niveles, desde principiantes hasta expertos. Hay opción de llevarles por la tarde, a las 14:00, pero si queréis un consejo, para los niños pequeños, entre 3 y 6 años, el turno de mañana es mejor porque el ski es agotador y es mejor que lo hagan directamente cuando se levanten.

Además algunos clubs/hoteles dan la opción de llevarles a la escuela es una especie de camión/remolque.

Lo que me sorprendió mucho y parece ser que en Francia es todo un hito, es que al final del curso, los alumnos deben pasar pruebas de superación de nivel y en consecuencia, consiguen su medalla. Todo un orgullo nacional, a la vuelta al cole, extraescolares… lo primero que les preguntan a los niños es si han conseguido su medalla y qué nivel.

Estas son las de mis chicos :-)

Además, las opciones de ocio con niños son muy variadas, por si no les apetece esquiar todo el día, o simplemente el tiempo no acompaña: cine, bowling, pista de patinaje, el parque acuático Aquariaz o el Village Igloo entre otros.

Y para los adultos que no esquian, como es mi caso, las opciones también son amplias, además de las clases de Pilates, cardio, bailes, sauna o hamman en el Club, el esquí de fondo o las raquetas son una buena opción para disfrutar al aire libre y descubrir parajes muy poco transitados.

Y si necesitáis un momento de relax, hay varios spas en la estación, como Deep Nature. O simplemente sentarse en una de las terrazas al sol es un gusto. Mi favorita es La Cabane, el restaurante por la noche no lo pudimos probar porque estaba todo reservado, pero promete.

Los restaurantes, tanto en el pueblo, como en las pistas, hay para todos los gustos y presupuestos. Eso si, probad la gastronomía típica de las montañas: fondues, raclettes o Camembert gratinado con miel y romero.

Aunque reconozco que yo soy de calor, no hay nada como una buena semanita de ski para volver a París con las pilas recargadas, ¿o no opináis lo mismo con estas vistas?

 

Responder