La Abadía de la Bussière, hotel boutique en Dijon

Una de las ventajas de vivir en otro país, es la posibilidad de conocer infinidad de sitios nuevos, así que hace unas semanas, mi marido organizó un fin de semana sorpresa en los alrededores de Dijon. Es un destino muy chulo, y sólo está a tres horas de París en coche.

Nos hospedamos en una Abadía milenaria, La Abadía de La Bussière, un hotel en los alrededores de Dijon, simplemente espectacular…

Cuando se abre la puerta de entrada y accedes a los jardines parece que viajas en el tiempo, te entra una sensación de calma, un remanso de paz. Podrías pasar todo el fin de semana en el recinto sin salir.

unamamaenparis-dijon-abadiadelabussiere-lago

A mí la escena me recordó a Manderley, la casa de la película Rebeca, más que nada por la espectacularidad del lugar, cuando la protagonista entra por primera vez en la propiedad, con una gran mansión precedida por un jardín y en este caso un lago con ponis alrededor, ¿os imagináis?

La primera noche tuvimos una cena gastronómica en el claustro, hecha a base de “produits du terroir” por el chef Emmanuel Hébrard, estaba riquísima y hasta Gaël se portó fenomenal.

El sábado por la mañana nos dedicamos a conocer el recinto: los jardines, la bodega, la iglesia… La anécdota del día la puso Gaël cuando entraron cuatro coches de época preciosos que atravesaron el jardín hasta la casa, nunca olvidaré su reacción, empezó a saltar con los brazos en alto y a gritar: “voitures, voitures” al mismo tiempo que empezó a correr hacia ellos.

unamamaenparis-dijon-abadiadelabussiere-cochesdeepoca

unamamaenparis-dijon-abadiadelabussiere-cochesdeepocacerca

Desde allí, hicimos dos excursiones, una a Beaune, con sus tejados de colores, tan típicos de la Bourgone, y a Dijon, mundialmente conocida por la mostaza, no podéis dejar de ir a visitar la tienda de Maille, en la calle principal.

unamamaenparis-dijon-abadiadebussiere-beaune

unamamaenparis-dijon-abadiadelabussiere-tejadosbeaune

unamamaenparis-dijon.abadiadelabussiere-maille

Y si estáis por allí a la hora de la comida, encontramos un restaurante italiano, The Little Italy, que el fin de semana sirve un bruch buenísimo.

¿No os dan ganas de ir a conocer la zona?

Responder